> Inglés
> Francés
> Italiano
El lugar de encuentro de los católicos en la red
 
Secciones    |  Comunidades    |    Servicios    |    Opiniones   |    Alianzas   |    Mapa del sitio
Busqueda
Parte:
Libro:
Capitulo:
Palabra o frase:
Exacta Aproximada
Nuevo Testamento / Hechos de los Apstoles / 4.- Los dos apstoles ante el sanedrn

21 Despus de amenazarlos nuevamente, los dejaron en libertad, ya que no saban cmo castigarlos, por temor al pueblo que alababa a Dios al ver lo que haba sucedido.
22 El hombre milagrosamente curado tena ms de cuarenta aos.
23 Una vez en libertad, los Apstoles regresaron adonde estaban sus hermanos, y les contaron todo lo que les haban dicho los sumos sacerdotes y los ancianos.
24 Al orlos, todos levantaron la voz y oraron a Dios unnimemente: Seor, t hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos; Al orlos, todos levantaron la voz y oraron a Dios unnimemente: Seor, t hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos;
25 t, por medio del Espritu Santo, pusiste estas palabras en labios de nuestro padre David, tu servidor: "Por qu se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos?
26 Los reyes de la tierra se rebelaron y los prncipes se aliaron contra el Seor y contra su Ungido".
27 Porque realmente se aliaron en esta ciudad Herodes y Poncio Pilato con las naciones paganas y los pueblos de Israel, contra tu santo servidor Jess, a quien t has ungido.
28 As ellos cumplieron todo lo que tu poder y tu sabidura haban determinado de antemano.
29 Ahora, Seor, mira sus amenazas, y permite a tus servidores anunciar tu Palabra con toda libertad:
30 extiende tu mano para que se realicen curaciones, signos y prodigios en el nombre de tu santo servidor Jess:.
31 Cuando terminaron de orar, tembl el lugar donde estaban reunidos; todos quedaron llenos del Espritu Santo y anunciaban decididamente la Palabra de Dios.
32 La multitud de los creyentes tena un solo corazn y una sola alma. Nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo era comn entre ellos.
33 Los Apstoles daban testimonio con mucho poder de la resurreccin del Seor Jess y gozaban de gran estima.
34 Ninguno padeca necesidad, porque todos los que posean tierras o casas las vendan
35 y ponan el dinero a disposicin de los Apstoles, para que se distribuyera a cada uno segn sus necesidades.
36 Y as Jos, llamado por los Apstoles Bernab ?que quiere decir hijo del consuelo? un levita nacido en Chipre
37 que posea un campo, lo vendi, y puso el dinero a disposicin de los Apstoles.
Página 1  Página 2  
  
   |   Condiciones de uso   |   Información de donativos   |   Contratar publicidad   |   Contáctanos
© 2014 Catholic.net Inc. - Todos los derechos reservados
El lugar de encuentro de los católicos en la red